jueves, 27 de julio de 2017

La Inquisición Amarilla



Que la sesión vacacional del Congreso para resolver la expulsión de Julio De Vido formó parte de la campaña ya es más que evidente. Algunos propios reconocen que este capítulo no estaba previsto en la telenovela y hasta confiesan que la renuncia a los fueros de Massa y Stolbizer sirvieron de inspiración. Este absurdo es funcional en al menos tres dimensiones: distrae al que aún no experimenta el cambio, distorsiona los motivos del que lo padece y contribuye a la proscripción para profundizarlo sin obstáculos. Si las excusas que esgrimieron el año pasado se centraban en la Pesada Herencia, en éste se montan a la posibilidad del regreso de Cristina. Si Ella gana, no vendrán inversiones, la inflación será peor, el dólar volará al infinito, las multinacionales huirán espantadas, caerán culebras del cielo y los niños nacerán con rabo. Algo así pero más incoherente. Cualquier cosa menos reconocer que la Revolución de la Alegría es un fiasco y las buenas intenciones, un simulacro.
Aunque los números de las encuestas desvelan al Gran Equipo, tampoco hay que esperar milagros. Por más que CFK obtenga un enorme porcentual de votos en las PASO, la situación no mejorará drásticamente ni tampoco lo contrario. Y si después lo confirma en las generales de octubre, sólo será una banca en el Senado: no más que eso. Macri seguirá malogrando el país, rifando su riqueza, dilapidando su potencial, desandando las conquistas y pergeñando nuevos deterioros. Que nadie imagine una reconversión porque terminará nuevamente decepcionado. Ni que Cristina lo convenza para que haga las cosas de otra manera.
El triunfo de Cristina será más simbólico. Las diatribas constantes de los medios hegemónicos, las denostaciones falaces del oficialismo y la imaginación ilimitada de fiscales y jueces para fabricar causas habrán fracasado en su tarea de proscribirla. O peor, de desterrarla del sentir popular. Donde ella pone el pie, miles la acompañan. A pesar de todo lo que han dicho de ella. Tanto veneno destilado para nada. Si esto no funciona, habrá que anular las elecciones porque parece que todavía quedan muchos vendedores de marcas falsificadas, subsidiados o narcomenudeantes, como calificó Jaime Durán Barba a los votantes de Cristina. O mujeres que, en lugar de cerveza artesanal, se dedican a fabricar hijos para cobrar la AUH, en el decir de Lucía Galán, la mitad de Pimpinella.
Pavadas que distraen. Detalles que ocultan el fondo. Huesos para entretenernos mientras amoldan la Economía a sus intereses. Eso es lo que los Amarillos no quieren discutir en la campaña: hacia dónde nos lleva el modelo que están aplicando.
Al calor de la hoguera
Quienes siguieron con pasión las alternativas del partido entre puros y herejes tal vez pensaron que en el Congreso se construía futuro. Una sesión para pochoclo, aplausos y emoción. En realidad, mucha hipocresía en esta caza de brujas. Nada de República. Abundancia de amenazas y de invasión a la independencia entre los poderes. Después hablan de mafia. El dedo acusador señalando El Mal para satisfacción de un establishment vengativo. El empresidente difundiendo advertencias de fábula para diputados y gobernadores. Un fracaso político y un éxito comunicacional para confundir lo que está en juego.
Un show para convencidos, adherentes y algunos incautos que pueden concluir que las cosas están mal por culpa de De Vido. Vade retro, Satanás les faltó decir a los cómplices del intento de fusilamiento. “Traición a la Patria” vociferó Carrió, para convalidar el discurso de quienes están transfiriendo el país a los bolsillos de algunos, antes de apuntar el dedo hacia el próximo blanco. Si tuvieran logros, no haría falta nada de esto. Si las medidas nos acercaran a las metas, tanto histrionismo no sería necesario. Si las promesas de campaña estuvieran próximas a ser realidad, no se hubieran expuesto a tanto ridículo. Como la realidad que intentan ocultar no es mejor que la de 2015 –en rigor, todo lo contrario- elaboraron esta pantomima que quedará para la historia.
Mientras preparaban la hoguera en el Congreso, los despedidos de Pepsico padecían la prepotencia del lado más oscuro de la grieta. La misma con que se encontraron los trabajadores de Cresta Roja, procesadora de pollos invadida por fuerzas de seguridad para impedir una toma. A regañadientes tuvieron que poner paños fríos al conflicto para no malograr el símbolo del dialoguismo. Mientras una moralina agónica recorría las bancas de los legisladores, los representantes de Consumidores Libres y de Farmacéuticos y Bioquímicos denunciaban un incremento promedio del 132 por ciento en el precio de los medicamentos. Mientras el purismo más angelical estallaba en la garganta de los diputados, la Libertad de Mercado hace imposible nuestra vida y el Grupo logra privatizar otra vez el fútbol, contra lo que dispone la ley de SCA. Mientras los oficialistas ponían el pecho en defensa de las instituciones, expulsaban a Pedro Biscay del Banco Central por cuestionar las políticas monetarias y excluían de la lista de futuros fiscales a Alan Iud por su trabajo en Abuelas de Plaza de Mayo.
Quien no descubre el truco es porque su ingenuidad ya es incurable; quien lo descubre y se fascina que no se enoje si lo ubicamos en un allá poco saludable; quien destaca la importancia de la escenificación aunque no haya prosperado, es víctima de la distracción y tal vez se sorprenda cuando el abismo se abra a sus pies. Lo oculto lo sugirió Durán Barba. De su parafernalia verbal no sólo brotan sus tretas para enloquecer al adversario y embaucar a los votantes. En medio de sus diatribas a los seguidores de Cristina se escapó la clave de todo esto.
“Si el encuestado tiene poca información de lo que ocurre en el mundo –explicó el asesor ecuatoriano- cree que sería mejor que todas las empresas fueran estatales para que subsidiaran sus productos, cree en líderes mesiánicos, votará fácilmente por el populismo”. En realidad, lo que ocurre en el mundo apuntala una razón: si la Libertad de Mercado priva de lo esencial a los pueblos no debería tener tan buena prensa. No estamos hablando de un derecho, sino del abuso de los privilegiados para incrementar sus arcas con el menor esfuerzo. En la frase de Durán Barba está presente la eterna discusión sobre el rol del Estado: si debe garantizar los derechos o permitir que los cercenen; si debe impedir los abusos y castigar a los abusadores o aliarse con ellos para abusar en patota. Si el kirchnerismo ha cometido un delito es el de probar con un Estado distinto y haber alcanzado notables éxitos por ese camino. Lo demás es un decorado que se desmorona con muy poco esfuerzo.

4 comentarios:

  1. Tratando de ampliar la mirada, estos días realmente parece que se hubiera desatado esa "inquisición" amarilla que menciona, pero lo más o menos rescatable en el virreinato es que es una impostura de inquisición, con inquisidores flojísimos de papeles y desbordantes de truchez como ese obsceno paquidermo autodenominado lilita, la fiscal de pacotilla que, dicen, es la preferida de la subespecie porteña..... pobres, ¿alguna vez votarán usando las neuronas?. Dicho desde la envidia del provinciano inviable, claro.
    Si las desventuras cotidianas no fueran drama para millones, todas estas historietas "inquisitoriales" serían ridículas y, cuando mucho, una pésima broma de malos guionistas y espantosos comicastros; "actúan" como si uno, tele basura mediante, no estuviera acostumbrado al "cómico" que se ríe antes de emitir el supuesto chiste...tenemos así a mega corruptos "escandalizados" por incomprobadas corrupciones ajenas... no sé los demás, pero yo no pondría las manos al fuego por DeVido, el malo malísimo de estos días, pero por pudor, por prudencia, le desconfiaría como veo, a la dueña del burdel hablando mal de las pupilas, digo, pensando en las "habilidades morales" de las/los denunciantes... digamos, la aspirante a paquidermo todavía más obsceno, stolbizer (Concejal defensora del choreo cloacal macri-rousselot, allá por Morón y hace tiempo)...o sea, vó'vé la "decencia" de la niña del dedito acusador...
    Si hay algo bueno, Gustavo, es que la inquisición histórica duró mucho porque estuvo mejor manejada, eran tipos siniestros pero eficaces.... estos cosos de ahora, siniestros son pero, ay, pobrecitos, al paso que van..... mire nomás al "eficaz" relator dujovne, 97 palos que le llovieron del cielo, tendrá el 08 firmado?.
    Cuestión de tiempo, pero ya hay olor a calas y traje a rayas para varios, sospecho.

    ResponderEliminar
  2. gracias Gustavo por el apunte, lo comparto-abrazos

    ResponderEliminar
  3. Impresionante texto. A mí me parece que desde hace un tiempo están probando nuestros límites; están actuando para que reaccionemos y responder de la peor manera. Una encrucijada: si nos quedamos tranquilos, nos siguen ajustando y si protestamos, nos dan palos. Hagamos lo que hagamos, nos pasan por encima. Abrazo
    Héctor Fanazzi

    ResponderEliminar
  4. Estimado, he leido sus artículos, comparto totalmente su punto de vista, creo que estos "redentores republicanos" que se han apoderado del gobierno mediante la mayor estafa política de la historia, han venido por todas las conquistas sociales que se lograron tras grandes luchas.

    ResponderEliminar

Creer para reventar

A una semana del ensayo electoral conocido como PASO, la reacción de los ceócratas amarillos, acólitos y beneficiarios da más miedo q...